jueves, 3 de julio de 2014




LABADORA

Zu hil zinen egunean labadora bat erosi nuen.
Atexka zabaltzean
oinak busti zitzaizkidan,
ezustean harrapatu ninduen urak.
Erreka urdinak ditut bularrean, badakizu,
itsasoak gainezka egiten dit ahotik.
Labadoraren eskotillatik itsasoari begira izan zen,
bat-batean xaboi eta trapu artean
olatuak eraman zintuela jakin nuen,
garbigailu barrura atzamarrak sartu
eta zure bila aritu nintzen alferrik.
Ahotik egin nuen negar
belarrietatik zilborretik
eskuetatik azaletik,
eta orain hildako ibaiak ditut zainetan,
eta labadora berri bat.

LEIRE BILBAO  “scanner”

(LAVADORA

El día que tú moriste compré una lavadora nueva.
Al abrir la puerta
se me mojaron los pies,
el agua me atrapó por sorpresa.
Tengo arroyos azules en el pecho, ya lo sabes,
el mar se me desborda por la boca.
Fue mirando al mar por la escotilla de la lavadora,
de repente entre jabón y trapos
supe que el oleaje te había llevado,
metí los dedos dentro de la lavadora
y anduve buscándote en vano.
Lloré por la boca
por las orejas por el ombligo
por las manos por la piel,
y ahora tengo ríos muertos en las venas,
y una lavadora nueva.)